lunes, 21 de febrero de 2011

Febrero - Efemérides ecológicas


FEBRERO                          
14                               Día de la Energía



El 14 de febrero de 1949 se instituyó este día como "Día de la Energía".
La necesidad de energía se presenta desde el comienzo de la vida misma, ya que, para crecer y reproducirse, un organismo precisa de energía, así como el movimiento de cualquier animal supone un gasto energético, e incluso el mismo hecho de la respiración de plantas y animales implica una acción energética. En todo lo relacionado con la vida individual o social está presente la energía. Por otro lado, la obtención de luz y calor está vinculada a la producción y al consumo de energía. Ambos términos son imprescindibles para la supervivencia de la tierra y consecuentemente de la vida vegetal, animal y humana.
El ser humano desde sus primeros pasos en la tierra, y a lo largo de la historia, ha sido un buscador de formas de generación de esa energía necesaria y facilitadora de una vida más agradable. Gracias al uso y conocimiento de las formas de energía ha sido capaz de cubrir necesidades básicas: luz, calor, movimiento, fuerza, y alcanzar mayor confort para tener una vida más cómoda y saludable.

La energía se encuentra almacenada en diversas formas en la naturaleza: en masas de agua, direcciones de viento, bosques, e incluso el sol, formas que son susceptibles de ser transformadas en la forma de energía precisa en cada momento (luz, calor , fuerza, electricidad), e incluso se podrían adoptar nuevos sistemas de producción y almacenamiento de energía para ser utilizada en el lugar y momento deseado: energía química, hidráulica, o nuclear.

18                               Día Internacional del Control Biológico





El día internacional del Control Biológico que se celebra este 18 de febrero es fecha que por su importancia debe convocar a ejecutar acciones, si se tienen en cuenta los riesgos que implica el uso continuado de pesticidas y fertilizantes químicos, dañinos no solo sólo para la salud humana, sino también para el medio ambiente.

Organismos mundiales y locales recomiendan sistemáticamente a los agricultores el uso del “Control Biológico” como medida eficaz para disminuir los efectos de los pesticidas en las producciones agrarias, limitar los costos y aprovechar las ventajas científico técnicas de este campo, instaladas en el entorno local.

La producción agrícola y su consumo son fundamentales para el hombre. Los productos de la tierra exigen cada vez más de un uso integrado de plagas, en búsqueda de brindar una mayor seguridad alimentaria y ecológica, y fomentar una cultura orgánica en todo el pueblo.

El control biológico implica el desarrollo de técnicas más seguras de producción y cosecha; es una medida que genera cooperación entre actores municipales como el Centro de Reproducción de Entomófagos, Sanidad Vegetal, los campesinos y el resto de los agropecuarios, y por ello se convierte en una alternativa moderna y eficaz frente al uso de agroquímicos.

Los controladores a base de químicos utilizados en la agricultura pueden ocasionar desde intoxicaciones hasta enfermedades como el mal de Parkinson; además contaminan el agua, el suelo y dañan a los ecosistemas y con ellos las especies de la flora y la fauna.
Cuba con una economía de fuerte componente agrario, demanda cada vez más el uso y aprovechamiento del control biológico, no sólo como ayuda a la economía del país, también para contribuir al avance de un sistema agrícola ecológico, en el cual no sólo se beneficie la producción, sino además, el medio ambiente y el ser humano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada